Cómo dejar de recibir propaganda electoral y rebajar el gasto.

Casi como si tuviese que formar parte de un ritual, las campañas electorales vienen acompañadas por el polémico envío masivo de propaganda electoral a los buzones de los votantes. Envío que se hace indiscriminadamente y por supuesto con dinero de todos, incluso de aquellos que están  en contra de esta práctica.

Ya puedes solicitar dejar de recibir esta propaganda haciendo unos pocos clics de tu ratón. Merece la pena, son millones de euros que se gastan en publicidad absolutamente inútil en la mayoría de los casos.

Una práctica desfasada

El envío masivo de propaganda electoral es a todas luces una práctica totalmente innecesaria, causante de un gasto que solo está encaminado a favorecer el voto a las agrupaciones mayoritarias.

Resulta curioso que en pleno siglo 21 tengamos que pedir que no nos manden publicidad de este tipo, tan sensible y personal. Lo razonable sería que tuviésemos que solicitar recibirla, y ahorrar así millones de euros al bolsillo de todos.

Sin entrar en el estudio del posible impacto ecológico por el uso de papel en el proceso, ya existen medios más que suficientes para sustituir el envío postal. Las mensajerías electrónicas o el uso de publicidad dirigida en internet, se han mostrado medios más que eficientes en la tarea de la difusión de los programas electorales, sin nombrar a medios tradicionales como la radio, televisión e incluso la prensa escrita.

Las grandes organizaciones gastan aproximadamente 1,5 millones de euros en envíos postales de publicidad a cuenta de los presupuestos del estado.

La diferencia es que ninguna de estas opciones son capaces de hacer llegar al votante el sobre con la papeleta a su casa, razón por la que los partidos tradicionalmente mayoritarios o con capacidad de llegar serlo, rechazan sistemáticamente la eliminación de este medio de «publicidad», qué más parece de influencia en el voto que otra cosa.

¿Cómo evitar recibir publicidad electoral por correo postal?

Según una reforma de la LOREG de diciembre de 2018, existe la posibilidad de que los ciudadanos soliciten no recibir la propaganda electoral postal en sus casas.

En las elecciones se cede el censo electoral a los partidos que lo solicitan para poder enviar publicidad electoral por vía postal.

El coste de estos envíos habitualmente corren a cuenta de las subvenciones por campaña electoral en forma de subvenciones al obtener representación. La modificación incluida en 2018 permite a la ciudadanía prohibir que su dirección sea proporcionada a dichos partidos por protección de datos, y por lo tanto los partidos no pueden remitirle dicha campaña postal.

Para ello hay que acceder mediante Clave@ o certificado digital en este enlace y seguir las instrucciones, antes del día decimotercero posterior a la convocatoria de unas elecciones:

https://sede.ine.gob.es/oposicionPartidos/presentacion

Con hacerlo una vez ya sirve para posteriores convocatorias electorales. Por lo tanto puedes solicitarlo antes del periodo electoral y ya no recibirás más publicidad de este tipo.

Animamos a todas las personas a que se den de baja en dicho censo que se cede a los partidos, ya que la publicidad electoral de solo unos partidos, los que tienen capacidad económica para hacerlo y que además recuperan más tarde a través de nuestros impuestos. Es una práctica que va contra el espíritu democrático y de igualdad de oportunidades en unas elecciones.

Desde Escaños en Blanco denunciamos que de haber voluntad política, está práctica podría ser sustituida por medidas mucho más económicas como la descarga de papeletas y la existencia de un portal electoral con publicidad de todas las candidaturas y no solo unas pocas.

STOP propaganda electoral

Te puede interesar…

Escaños en Blanco acudirá el próximo sábado 16 de diciembre a los Ayuntamientos de Muruzábal y Zubieta para notificar que no tomarán posesión del cargo, cumpliendo así el 100% de su programa electoral. El partido Escaños en Blanco para dejar escaños vacíos ha recogido las actas que les reconoce como candidatos electos de las ocho […]